Todos hemos escuchado a muchos decir
que la responsabilidad de nuestras pensiones de vejez
es del Estado o de las
empresas en que trabajamos.

La jubilación, preocupación de todos

Claramente, la jubilación es una preocupación de todos, pues debemos procurar asegurarla. Sin embargo, si fuéramos personas más responsables financieramente, tendríamos claro que el único responsable de nuestro futuro, somos nosotros mismos.

Educados financieramente tomaremos mejores decisiones

Si nos educáramos en finanzas personales, tendríamos un criterio profesional para tomar decisiones en materia financiera, seríamos más profesionales a la hora de evaluar inversiones para tomar así la decisión que más nos convenga. Es decir, seríamos unos ciudadanos con altos conocimientos en la materia y, por consiguiente, las decisiones racionales que tomaríamos llevarían a un resultado indiscutible: el éxito financiero.

Dejaríamos de preocuparnos por “las vacas flacas”, por no tener suficiente para subsistir.

Si cambiáramos el pensamiento de pobreza, ésta se reduciría significativamente, lograríamos la libertad financiera, podríamos ofrecerles una mejor vida a los nuestros y ayudaríamos a muchos otros más.

Individuos educados financieramente, son lo mejor para la sociedad y el estado

Qué mejor para el Estado que tener este tipo de personas, qué mejor para la sociedad que individuos educados financieramente que saben manejar su dinero, que ahorran e invierten, que ayudan a los demás, que saben qué les conviene más en materia financiera, que se aseguran ellos mismos su vejez, personas que no se dejan maravillar por ideas de volverse ricos en el corto plazo, sino que saben que pueden hacer mucho dinero, pero teniendo un plan claro y definido.

Todo lo que hemos mencionado es posible de ser alcanzado y, de hecho, la educación financiera debería convertirse en una prioridad en nuestras vidas. Debes estar motivado para emprender este camino y tener claro el hecho de que la respuesta a todos los males, en materia económica, se encuentra en la educación financiera.